martes, noviembre 22, 2005

TO THICKEN THE PLOT 1.1


Respuesta del desentramado al comentario que yo le hiciera sobre el tema del cine versus literatura.

Entiendo lo que dices del teatro como aventura y el cine como trinchera, pero hago la salvedad de que la experiencia de mi amigo director viene de sus producciones estudiantiles. Es obvio que el idealismo y la fe en la ¨magia¨ de la colaboración no ha muerto aunque sé que en la medida en que se profesionalize y haya dinero envuelto todo cambiará. Sin embargo yo creo que no debería renunciar el director de cine a la posibilidad de un encuentro trascendental con los demás artistas envueltos en la producción: guionista, director de fotografía, director de arte, elenco, compositor, editor, etc. Creo que las buenas películas se logran cuando esta colaboración cuaja y hasta cierto punto es responsabilidad del director desarrollarla.
El énfasis en los ¨autores¨ cinematográficos está anticuado y más que passé en cuanto a la crítica y la teoría se refiere. Pero creo que es así porque la figura del director/autor -muy distinto al writer/director- está más que establecida. Godard, Truffaut y Hitchcock son tan autores de sus películas como Spielberg, Micheal Bay y Emmrich (Independence Day, The Day After Tomorrow) lo son de las suyas. Arte y comercio no tienen porqué estar encontrados (Hitchcock, Spielberg) igual que hay autores cinematográficos que no tienen que ver nada con el arte (Micheal Bay, Emmrich). Ahora bien, si hacemos un sondeo de todos los estudiantes de cine actuales me atrevería a apostar que la mayoría van a querer ser más como Spielberg que como Godard. Lo que pasa es que en Puerto Rico estamos al revés de los cristianos.

A lo que yo contesto:

El cine es un proceso, más que nada, industrial. En ese sentido, es parecido a la creación de un carro o una nevera. Anoche mismo leí dos artículos de García Márquez que vienen al caso. En uno, se planteaba el asunto de por qué los guionistas son universalmente ignorados. En el otro, contaba de cuando fue jurado en Cannes y una de las películas que ganó fue una turca dirigida por su cineasta-creador desde la cárcel en la que estaba preso por razones políticas. García Márquez se preguntaba hasta qué punto la película había sido de él y no de la persona que ejecutó su plan de filmación en el set.

Y eso que todavía no hemos hablado de cómo la película se puede ir a la mierda en el cuarto de edición.

1 Comentarios:

Blogger desentramados dijo...

No sé, creo que cierto tipo de cine es un proceso industrial (particularmente donde hay industria de cine: hollywood, bollywood, hong kong) pero a diferencia de un carro o una nevera el cine tiene contenido creativo. También es una expresión artística, si la mayoría de las películas que vemos se sienten tan conmovedoras como un enser electrodoméstico es porque ese elemento (el de tener algo que decir y comunicarlo a través de la estética cinematográfica) falló. En cuanto a cómo se hace cine, hay otras maneras no industriales de llevarlo a cabo. No creo que sean procesos efectivos pero han funcionado para hacer todo tipo de películas, incluso largometrajes de ficción: John Cassavetes, Mike Leigh, Richard Linklater, Radamés Sánchez y Pedro Adorno son prueba fehaciente de esto. Ooops, creo que con esa lista te acabo de dar la razón.

12:58 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal