viernes, enero 13, 2006

CUANDO DIGO FUTURO


De todos los discos de Silvio Rodríguez, hay dos que para mí son imprescindibles: Al final de este viaje y Cuando digo futuro. Silvio tenía treinta años en 1977 cuando salió éste, su segundo disco. Al final de este viaje vino un año después. Un buen primer disco lo tiene mucha gente. En el caso de Silvio, ése fue Te doy una canción (1975). Un buen “follow up”, sin embargo es más raro. Tan raro como Cuando digo futuro.

En algún sitio leí que Cuando digo futuro contiene algunas de las canciones que Silvio compuso cuando hacía música para el cine como parte del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC. Eso explica parte del encanto de este disco que se distingue, entre otras cosas, por una ornamentación sonora que tiene ecos de, entre otras cosas, el tropicalismo brasileño y la psicodelia gringa. En “La oveja negra”, por ejemplo, una dramática sección de vientos convive felizmente con una base roquera de órgano, batería, bajo y guitarra, ambos eléctricos. Dentro de todo, y sé que esto puede parecer una contradicción, este disco de Silvio es bastante groovy.

Las letras de Cuando digo futuro exhiben esa mezcla tan rara de naiveté y sentido trágico de la vida que suele verse en las canciones de Silvio. Si Al final de este viaje es el disco budista de Silvio, Cuando digo futuro es el socialista utópico. De este disco es que salen clásicos como “Ojalá”, “La canción del elegido” y “La era está pariendo un corazón”; las tres también están en Al final de este viaje, aunque en versiones diferentes. En Cuando digo futuro también está el himno Cuba va. A mí las que más me gustan son quizás las dos más oscuras: “De la ausencia y de ti, Velia”, que es una de las canciones que menos entiendo de Silvio, pero que más bella me parece, y, por supuesto, esa joyita que le da título al disco.

Te convido a creerme cuando digo futuro.

5 Comentarios:

Blogger no apta para la humanidad dijo...

Me dio un poco de bochorno porque no tengo Cuando digo futuro! Tendré que buscarlo.
Al final de este viaje (en particular, pero lo mismo va con toda la música que tengo de Silvio) se han convertido en mis acompañantes fieles mientras escribo...aunque mis torpes letras nunca llegarán a la altura de él. Silvio Rodríguez es un artista, en el sentido más profundo de la palabra.

9:39 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Silvio será siempre Silvio. Con él el tiempo no importa, su música te lleva y te trae donde le dá la gana. Lo curioso es que puedes haber escuchado una canción mil veces y llega un momento en que de repente algo hace click y automáticamente la letra te lleva a otro nivel que no habías explorado antes.
Su música me lleva a recordar lo que yo era.

2:50 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

UGH!

6:54 p.m.  
Blogger Marcos Ignacio Paz dijo...

De Silvio, es disco que lleva por nombre Silvio es excelente. La verdad que con la de Velia la pegaste me hiciste buscar en la discoteca y refrescarme la memoria. Nunca obviemos la trilogia de Triptico, excelente. Silvio tiene algo muy particular que en parte se me parece mucho a Bob Marley y es que hay momentos en la vida en que le damos bien duro no nos cansamos de oirlos luego como que se nos van por un tiempo pero siempre, they keep you coming back for more.

4:08 p.m.  
Blogger PLOP dijo...

Interesante que hables de Silvio y Marley en una misma oración. Te soy sincero: tengo mucho cuidado de no escuchar a Silvio cuando estoy arrebatao. Los daños podrían ser irreparables.

4:23 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal