martes, enero 17, 2006

MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO

A mi amigo Plazaola se le ha metido en la cabeza la idea de que yo tengo que escribir una novela sobre el fenómeno de la huida de cerebros en Puerto Rico. Él piensa que yo soy la persona perfecta para ese trabajo debido a la siguiente realidad: durante los últimos seis o siete años he visto a todos mis mejores amigos irse del país. Para que el lector tenga una idea, ahora mismo no tengo en Puerto Rico ninguna relación significativa de amistad que exista desde hace más de dos o tres años. Esto es algo que puede ser bastante frustrante.


Plazaola me sugirió que viera Memorias del subdesarrollo (1968), del cineasta cubano Tomás Gutiérrez Alea, para que la tuviera como una referencia. Esta película la traté de ver hace muchos años. No sé por qué no pasé de los primeros minutos. La verdad es que ya ni recuerdo bajo qué circunstancias traté de verla. Sí estaba familiarizado con su argumento básico: Sergio es un burgués que decide quedarse en Cuba, a pesar de que su familia se ha ido para Miami huyéndole a la revolución. Verla de nuevo ha sido una gran experiencia. De Titón, que era el apodo de Gutiérrez Alea, sólo he visto Hasta cierto punto (1983), Fresas y chocolate (1994) y Guantanamera (1995). De éstas: Hasta cierto punto me pareció genial; las otras dos, buenas, pero más que nada entretenidas. Pensaba que Memorias del subdesarrollo iba a ser un bodrio. Por alguna razón, ése fue la impresión que me causó la primera vez que la vi. Pero, para mí sorpresa, esta vez me encantó.


Esta película se pudo haber subtitulado Godard a la cubana. Su estructura narrativa es libre. Cuando primero vemos a Sergio, está despidiendo a su familia. En ocasiones, la película irá al pasado para darnos vistazos de cómo era su vida antes de la revolución. Intercalados entre las escenas de Sergio, hay fragmentos de documental sobre la situación política de la época, especialmente sobre lo que pasó justo después de Playa Girón y la crisis de los misiles. La película es casi un ensayo en el que, por medio de un voice over, se nos revelan los pensamientos del protagonista. Lo más cercano a una trama tiene que ver con la relación de Sergio, que está bastante adentrado en sus treintas, con Elena, una adolescente de 16 años, interpretada magistralmente por Daisy Granados. Los que quieran saber por qué la Granados es tan respetada en Cuba sólo tienen que ver esta película.


Granados hace el papel de una femme fatale caribeña con el desparpajo de una pubescente Sofia Loren. Su personaje Elena, que es virgen, se acuesta con Sergio y luego lo acusa de haberla violado. Elena es la perfecta histérica latinoamericana, la mujer que quiere, pero no quiere, que da el canto, pero que después se siente usada. El rollo entre Sergio y ella es tan verosímil que da miedo. Claro está, Sergio no está libre de culpa. Él fue el que le regaló vestidos de su ex como parte de un intento de aburguesar a Elena.

Memorias tiene varios de esos guiños autoreferenciales que tanto le gustan a Gutiérrez Alea. Cuando Sergio conoce a Elena, le ofrece presentársela a un amigo de él en el ICAIC. El amigo de Sergio es un director que en ese momento está trabajando en una película cuya estructura es un collage. Está hablando, por supuesto, de Memorias del subdesarrollo.

Una cosa que me llama la atención de Memorias es lo inteligentemente planfletera que es. Es evidente que Gutiérrez Alea estaba buscando una forma nueva de hacer cine político, en la que la forma fuera tan revolucionaria como el contenido. La película es inclemente con los gusanos, pero no tanto así con el personaje de Sergio que, dentro de todo, decidió quedarse. Sergio es apolítico, algo que Titón parece consentir o, por lo menos, entender. Y es que, de cierta manera, Gutiérrez Alea es Sergio, un intelectual de extracción burguesa que estudió en La Salle, el colegio jesuita del que también salieron Fidel y un tío de mi amigo Plazaola.

Blanquitos unidos, jamás serán vencidos.

Corrección: Fidel no estudió en La Salle. Ver comentarios para los detalles.

10 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

art + sexual thriller...in black and white, grainy, shot through a window, a lo tropical

7:57 p.m.  
Blogger PLOP dijo...

Genial.

8:07 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

ven acá, caballo, y quién carajo te ha dicho que tus amigos son los cerebros privilegiados de esta miedda de país? es decir, tus amistades significativas son las personalidades ilustres de la ísola y se han ido. mira que eres comemiedda. al final te has quedado tú, un Sergio de la vida. A tu compatriota Víctor Casaus se le fugaron unas tetas al exilio lo lamenta en un poema.

9:18 p.m.  
Blogger PLOP dijo...

Querido anónimo, te perdono que no estés familiarizado con el concepto de "brain drain", pero no te perdono que hables malo en mi blog. Procuraré en un futuro escribir sobre los "brain dead" a ver si tienes que algo que aportar.

PD Mis amigos sí son geniales.

10:33 p.m.  
Anonymous tomas redd™ dijo...

La genialidad de Memorias es eso mismo a lo que aludes en tu post compañero: irse is a definite fabricated (S)state (all puns intended). Hace mucho tiempo que no pensaba en ese filme. Gracias por ponerme en onda. De paso, lo interesante sería escribir un texto sobre el brain drain que comente simultanámente el "reverse brain drain".

12:43 a.m.  
Blogger desentramados dijo...

Fidel estudió en el Colegio de Belén, una escuela católica gigantesca que corrían los jesuítas y que quedaba muy cerca del Cabaret Tropicana. Titón y el tío Plaza se graduaron de la Salle -así nombrada por su santo patrón San Juan Bautista de la Salle- en el 1947.

9:34 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

mala mía, caballo. espero que las malas palabras se refieran al carajo y a la miedda. tetas no es una mala palabra, y siempre vienen en pares. brain drain es un concepto que conozco pues mi tesis es precisamente sobre la fuga de cerebros en las naciones al sur del Sáhara. van a esa europa extraña y violenta. pero eso fue hace tiempo y no me sirvió de nada valioso. vaya, una novia, pero me refiero al plano profesional. aunque a ella le profeso par de cosas. me excuso, mi hemmano. cuando mi familia llegó de Cuba (por razones personales, no ideológicas) entre a la escuela pública y ahí me quedé. uno hablaba pura coprolalia para que lo respetaran. mala costumbre. chico, pero esa película yo la vi hace un cojonal de tiempo y me trajo buenos recueddos.

Félix Struick

2:20 p.m.  
Blogger desentramados dijo...

Me quedé pensando en Titón y en ciertos detalles misceláneos de su filmografía. Sus primeros experimentos cinematográficos en 8mm y Super 8 los hizo a finales de los 40 y principios de los cincuenta con su amigo entrañable de aquella época Nestor Almendros, quien se exiliaría luego de la revolución y se convertiría en uno de los grandes fotógrafos de la historia del cine. Almendros también produciría Mauvaise Conduite (84), sobre el trato del régimen Castrista hacia la población homosexual de la isla. Titón llevaría su fiebre cinematográfica a término al estudiar en el famoso Centro Sperimentale di Cinematografia en Roma. Volvería a Cuba para realizar un cine comprometido con la izquierda comunista de su país. La filmografia que nos dejó es larga y tendida, a las excelentes piezas que mencionas (Memorias...(68), Hasta cierto punto (83), Fresas y Chocolate (94) y Guantanamera (95), las últimas dos realizadas en colaboración con Juan Carlos Tabío, el heredero de Titón en el ICAIC y en el mundo el próximo gran exponente del cine cubano) yo le añadiría La muerte de un burócrata (66) y La última cena (76) buñuelescas ambas en su afán de mofarse de los burócratas y los hacendados. Hay un documental de siete minutos que nunca he visto pero que me dicen que es una verdadera joya llamado El arte del tabaco (74) sobre la confección de los tabacos cubanos y las litografías que adornan sus envases. Mis fuentes también me cuentan que Titón se dio la vuelta por puertorro en más de una ocasión, dado el hecho de que tenía una hermana exiliada acá. Durante sus estadías dio conferencias y se mostró bastante hostil con el exilio, por lo que el Tio Plaza siempre se refiere a él como ¨tremendo comemiedda¨. Sería genial una retrospectiva de su trabajo aquí y ahora (pero ese tipo de cosas no suceden en Puerto Rico). Sería genial titular le hipotética restrospectiva: ¨Luego de la revolución: el cine de un maetro cubano para el mundo.

1:58 p.m.  
Blogger desentramados dijo...

¨El cine se hace, se va haciendo, y uno trata do conducir esa actividad, esa especie de mecanismo que se desencadena en un momento determinado y que va naciendo y creciendo, a veces no exactamento como uno quisiera.¨
Titón
Perdona los exabrubtos, ya me callo.

2:17 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Señor Desen, permitame diferir, no son exabruptos, es pasión, la que usted y Don Plop ponen cuando se esmandan y nos cuentan cosas estupendas, o mejor aún cuando nos dicen que piensan sobre todas esas maravillas como la música el cine o la literatura. Continúe exabrupteando.

4:19 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal