lunes, mayo 29, 2006

IN MEDIAS RES, 1


A Carlos Castañeda (1932-2202), primer director de El Nuevo Día, cuyo cuerpo, se rumora, se encuentra “frozen in carbonite” en una catacumba debajo de la redacción del periódico.

La semana pasada, El Nuevo Día se convirtió en el primer periódico puertorriqueño en llegar al siglo XXI, algo que debe ser celebrado. La parte más visible de esta “renovación” es, por supuesto, el diseño metrosexual que ahora tienen el periódico y la página de internet.

Pero los cambios significativos están a niveles más profundos. El Nuevo Día se ha sumado a la lista de medios que han entendido que el futuro del periodismo está en convertir al lector en periodista y el periódico en foro de expresión ciudadana.

Una sección a primera vista insignificante como la de “Foto ciudadana”, en la que se publican fotos de denuncia enviadas por los lectores es un gran ejemplo de esto. Lo mismo pasa con la sección “Voces”, en la que se publican reflexiones y comentarios, también de los lectores.

A mi juicio lo más interesante del nuevo El Nuevo Día es endi.com, su complemento cibernético. El nuevo endi.com funciona casi como un blog gigante. Los usuarios tienen la posibilidad de comentar todo el contenido: desde el editorial diario hasta la crónica deportiva, desde la columna de Mayra Montero hasta la de Silverio.

Las discusiones que se han suscitado en dichos espacios durante la primera semana son idénticas a las que se dan en un blog personal. Incluso han aparecido comentarios que le tiran al periódico, a sus dueños y directores.

El tiempo dirá si esta apertura es parte de una nueva política o simplemente que no tienen personal para moderar los comentarios de los lectores. Darle la palabra al “populus” no es poca cosa. Eso es algo que los blogueros han descubierto, algunos de ellos a la mala.

Como quiera que sea me parece chévere poder escuchar lo que la gente tiene que decir, aunque lo digan a través de una sección de comentarios. Por lo menos se demuestra que las opiniones son mucho más diversas de lo que uno se cree.

Continuará. En el ínterim, invito a mis lectores a opinar sobre el futuro del periodismo y la industria noticiosa.

11 Comentarios:

Blogger morituri dijo...

El medio tiene que adaptarse a los cambios o morir como todo en la vida. Asi de simple. El Nuevo Dia se tiro la movida web2.0

A ver que sucede.

3:33 p.m.  
Anonymous p.s.d. dijo...

¿Rellenar la Revista Domingo con anuncios también es parte de la nueva política del periódico? Abres la antigua Revista Domingo y el primer "artículo" es un shopper de OfficeMax. Bueno, ahora que lo pienso es una tienda de efectos de oficina y tecnología. Claro, cómo no lo pensé antes. Es un artículo sobre la tecnología en el trabajo. Sobre cómo ahora se usan USB Memory en lugar de Floppy, cómo se ve en flat screen lo que antes se veía en un monitor monstruoso, sobre cómo se torna un periódico aburrido en uno dinámico. Debieron añadir una revista de anuncios, que vaya junto con los clasificados. Muerte a la publicidad excesiva.

Uff... suficiente con el brote.

7:29 p.m.  
Blogger Frida, la gata maligna dijo...

No sé pero el cambio del periódico por internet me abruma visualmente y me va a tomar tiempo acostumbrarme porque sencillamente no encuentro como antes las columnas y secciones que siempre leo. Desde que hicieron el cambio no leo el periódico. Así que no sé, el cambio es parte de todo pero no estoy para disectar dónde me han puesto las cosas

7:59 p.m.  
Anonymous César dijo...

No me gusta el cambio, aparte de que las secciones esas de comunidad, que buscan envolver al ciudadano, me parecen mal enfocadas. Creo que prueban el elitismo de ese periódico, la incapacidad de llegar a ese Puerto Rico. Es la mirada del extraño a lo exótico. Lo demás es una versión de Primera Hora... y más de El Periódcio de Cataluña... Por dentro es ridículo. Sabían que a deportes le querían cambiar el nombre a SPOTRS?...

12:31 p.m.  
Anonymous p.s.d. dijo...

Había olvidado mencionar el mayor acierto del rediseñado periódico: la muerte de Bonifacio. Al fin se deshicieron de ese engendro. Ya se había convertido en un ángel. Holaaaaaa, un ángel, a quién se le ocurre. Además, con comentarios como "Sal al balcón y mira los pájaros. Es la paz." ¿A qué persona enajenada de la realidad se le ocurre eso. En todo caso: "fúmate un gallo y mira pajaritos en el techo de tu cuarto". Bueno, tras el brote, repito que el periódico merece un premio por haber matado a ese muñequito, que para colmo hasta tenía cara de pervertido sexual. Seguramente, Bonifacio debe estar en algún lugar viendo Playboys y mani-festándose. Por lo demás, que brille para él la luz perpetua y no regrese nunca más. Amén.

10:20 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Como todo cambio, molesta. Le dí unos días de break, para ver si era un cambio hacia adelante y era cuestion de ajustarme y reencontrar las secciones o columnas que me gustan. Pero no, es un cambio pa' tras. La tipografía muy pequeña. Los espacios blancos, me gustan en las revistas, a veces, pero en los periódico parece shopper. Bueno, pues ahora parece lo que es. No se, es un hibrido de cosas que no cuajan. Entrar al siglo XXI no siempre puede leerse como señal de progreso. Y progreso no siempre es mejor. Porque si vemos el PR del siglo XXI, es mierda y de progreso nada. A no ser que desorden sea progreso. Eso es el Nuevo Día. Cancelaré la suscripción, y creo que no soy un suscriptor aislado. Tan pronto resuelva qué otro periódico puedo leer, la tumbo, cosa dificil porque las alternativas escasean.
El Nuevo Día parece haber cedido a la presión de que hay que ser joven, whatever that means, y la plástica le deformó la cara. No sólo no se parece, si no que se ve y se lee feo.

4:07 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Periódico muy moderno, si lo moderno es llanito, superficial, inconsecuente, inconexo, joven de cara pero con el mismo espiritu viejo. Nada, una mierda. Nos quedamos sin periódico. No es que era una maravilla, pero era tolerable.

4:10 p.m.  
Anonymous Amapola dijo...

No todos los cambios son buenos pero sin duda necesarios. La verdad me sorprendió mucho la magnitud del rediseño, más cambios y más drásticos... Bien por la apuesta. Por Dentro se asumió como la revista cosmo que es, bien por su salida del closet... cultura casi en los obituarios... hmm... que querrá decir... Bravo por recuperar el género de la crónica de manera constante... Claro espero que la calidad supere a aquellas notas sueltas sobre tren publicadas el domingo... Contenidos breves... demasiadas cajitas, pierde un poco esa chulería de la peste a tinta... Ahhh... y a los libertinos de opinión un poco más de criterio.

6:56 p.m.  
Anonymous p.s.d. dijo...

Secundo a Amapola....

11:51 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

La peste a tinta es parte del producto. Porque se puede cambiar, pero, ¿qué medida de cambio termina desnaturalizando la cosa? O sea, ¿es Michael Jackson, blanco o negro; hombre o mujer? Ya se, es otra cosa. Nada más con los argumentos, a otra cosa.

7:17 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

P.S.D, acabo de llegar del municipio # 79 Orlando, FL, y te adenlato que Bonifacio vive sigue vivito y coleando tiene su espacio en www.endiorlando.com
Buen Provecho

Lo de cara de pervertido me gusto y es verdad como carajo se convirtio en un angel, murio y resucito en el 3er dia?

1:56 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal