martes, octubre 25, 2005

A LA VANGUARDIA TELEVISIVA

Venía en el carro pensando en el nuevo Cultura Viva y en lo absurdo que es tratar de hacer un programa sobre las artes y la cultura que apele a las masas, al televidente promedio o como quiera llamársele a todos los que tienen medidores de Mediafax en sus casas y que, en virtud de lo cual, representan los hábitos televisivos del pueblo puertorriqueño. Un programa que gira en torno al acontecer artístico y cultural es inevitablemente elitista.

A juzgar por una promo institucional, Chayanne es el nuevo “spokesperson” de Cultura Viva. También lo es del Museo de Arte de Puerto Rico. No sé en qué medida han aumentado las visitas al Museo gracias a esto, pero me sospecho que muy poco. Y lo mismo debe estar ocurriendo con CV, pues a ningún fan de Chayanne le interesa saber qué artista está exponiendo ahora mismo en Petrus ni de qué trata la nueva novela de Magali García Ramis. Lo que ha pasado es que, en el proceso de ser más “comerciales”, han enajenado a la base, a lo que en inglés se llama el “core audience.” Es como si No te duermas le diera una sección a Rubén Ríos, a ver si de esa manera atraen televidentes educados con la esperanza de que eso los ayude a competir con Anda pal cará que tiene un público más "upscale". Not gonna happen! Antes que eso, clonan a Laura Hernández.

Ayer hablaba con M.B., una famosa artista puertorriqueña, quien se quejaba de lo malo que es el nuevo Cultura Viva. Hacía referencia a algo que pasó el pasado jueves y que a mí también me dejó estupefacto. Luego de las buenas noches y un “teaser” de una intervención en remoto, las anfitrionas presentaron lo que sería el primer “act” de la noche: un conjunto de gaitas asturianas. Repito: ¡gaitas asturianas! Y encima de eso: ¡a los tres minutos de haber empezado el programa! Sin duda, quien sea que toma este tipo de decisión es un genio, un verdadero visionario de la televisión. Si yo fuera Víctor Montilla, le subía el sueldo, no vaya a ser que Endemol nos lo robe.

Podría dar otros ejemplos de vanguardismo televisivo, pero no lo haré. Dentro de un minuto, empieza Cultura Viva y no quiero quedarme sin material para un “post” futuro.

1 Comentarios:

Blogger Manuel Armando Clavell dijo...

Ay, hirsuto de mi corazón, lo que pasa es que tú no conoces la historia de la gaita asturiana, eso es todo, porque esos muchachos de Cultura Viva son una dulzura ilustrada empacada en aluminio de chocolatitos Panky. Mira, yo te voy a dar unas claves para que tú entiendas: primero que nada, los asturianos tienen hasta una organización de exiliados blanquitos como la cidra en nuestra islita del encanto, eso quiere decir que uno de los grupos de inmigrantes que más ha aportado a nuestra ilustre cultura nacional es el asturiano. Segundo, la gaita asturiana es prima de la gaita irlandesa y su sonido espectacular, y al mismo tiempo melifluo, hace un llamado guerrero contra los ejércitos invasores que fueron a molestar a los gaélicos. Como es evidente que tengo que ayudarte con eso de la historia de los gaélicos, te diré que de Irlanda hasta Oviedo hubo tribus que le rendían culto al trébol, esa gente emigró hace unos milenios a Puerto Rico y por ahí andan, ¿hay otra forma de explicar la procedencia de seres tan asturianos como Luis Fernando Coss y Luis Agrait, por lo menos en apariencia, porque en realidad nadie puede certificar que lo sean. Otro gaélico puertorriqueño que a mucho orgullo debe llevar los escudos de la madre patria es Don Miguel Hernández Agosto y por allí jumean Tony García Padilla, Víctor Montilla y un tal Filiberto Ojeda Ríos, gaélico nuestro mayor y del que tanto se ha dicho, excepto precisamente lo más importante: Filiberto es descendiente de Gerry Adams, o viceversa, la única diferencia es que Adams -al frente del IRA- entregó las armas. Sin embargo, toda esta información valiosa que hoy te comunico ha sido sepultada en las cavernas telarañosas del Archivo General, pero fuentes cercanas al historiador Fernando Picó me han indicado que el jesuita lucha por desenterrarla. Ya veo que has sido el segundo en plantear este asunto: por eso es que necesitamos a Johanna Rosaly en Cultura Viva, para que esa muchacha sea la primera que nos ilustre en esos primeros tres minutos de programa y nos saque de las sombras y las falsas consciencias que nos han llevado hasta Piñones a bailar bomba y plena con unos cuantos cafres en vez de llevarnos a Asturias, el lar de las gaitas gaélicas que luego fueron taínas y ahora -por desgracia y enajenación pitiyanky- ya ni sabemos. Hirsuto: recoge velas y ponte pa tu número, piénsalo bien antes de ponerte a criticar las gaitas.

4:25 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal