domingo, diciembre 11, 2005

CUESTION DE APELLIDO


Hace dos meses, empecé a colaborar como escritor freelance para los dos periódicos de los Ferré. Esto ha llenado de esperanza a mis padres que piensan que éste bien podría ser el camino que me llevará a la tierra prometida de la estabilidad económica. Tal es así que mi padre, luego de ver mi nombre y apellido, ambos muy comunes, en el by-line, me ha planteado el asunto de darle algún tipo de giro a mi nombre para que llame más la atención o sea más fácil de recordar. Él tiene razón. Mi nombre es demasiado común. La otra noche, por ejemplo, mis padres se sorprendieron de ver mi nombre en los créditos del especial del Banco Popular. Les tuve que explicar que ése no era yo sino un director de fotografía que tiene el mismo nombre, el mismo apellido y hasta la misma middle initial que yo. No sólo conozco a mi homónimo, sino que trabajo en la misma industria que él. He hasta recibido e-mails y llamadas de gente buscándolo a él. No obstante sus méritos, la recomendación de mi padre me resultó desconcertante, más que nada porque me llamo como mi padre y mi abuelo antes que él. El asunto planteaba issues paterno-filiales que no me interesaba dilucidar. Fue chévere tener tal apoyo de mi padre, pero no me sentía listo para reinventar considerablemente mi nombre, Decidí entonces hacer lo lógico: empezar a usar mi segundo apellido. Habrá quien pregunte por qué no lo había hecho antes. La respuesta me obligaría a hablar de mi relación con la familia con mi madre, relación que, como diría una amiga, es “bastante regular”. Casi toda mi vida, para efectos públicos, he procurado no usar mi segundo apellido como una forma de rebeldía, aunque debo admitir que también lo he hecho para poder aprovecharme del relativo anonimato que viene con un nombre común. En gran medida, la decisión de empezar a usar mi segundo apellido, se la debo a Leela, mi amiga de la India. Como verán, mi segundo apellido es Pagán. Cuando Leela se percató de esto, exclamó: “Oh, my God, you’re a pagan!” Por primera vez, sentí que mi segundo apellido servía de algo, aunque ese algo fuera hacer alarde de mi ateismo rampante. Así las cosas, esta semana empecé a usar el Pagán. No se lo he comentado a mi madre, pero supongo que en algún momento se dará cuenta y se alegrará. Por lo demás, ha sido chévere empezar a hacer las paces con ese lado de mi familia.

6 Comentarios:

Blogger Manuel Armando Clavell dijo...

como cuestión de striptease, ya el escritor ha salido del clóset. con el periodista freelance hemos topado. así que se me releva de tantos secretos guardados durante meses de fans de este espacio pelú que me preguntan quíen carajos será él, de dónde diablos vino?

oye, mira, con Robi no te metas, que entre Robi y Danny hay par de batolas de la India y par de estolas del Tíbet que separan.

un fan de ambas sectas muy ofendido

5:28 p.m.  
Blogger Mara Pastor dijo...

mis papás también pensaban que mi futuro iba viento en popa durante los tres años que estuve en uno de los periódicos ferré corrigiendo acentitos y jodienditas y haciendo colaboraciones no pagadas de cosas que yo sabía qe de otra manera no se iban a publicar. el mes que me ofrecieron la permanencia renuncie y desde entonces vivo en un tempano de hielo. ahora mis papás piensan que es aquí donde me trabajo el futuro y la popa. sobre los otros artículos freelance en la gacetita decimonónica siempre me defienden diciendo "tampoco le pagan, pero se da a conocer". el nombre que uso es el nombre que también encontré más corto y menos complicado. mi nombre completo suena a maestra de español de tercer grado,aunque me gusta, lo uso a veces, según la circunstancia. el apellido de mis primos también es Pagán.

5:52 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

mara, mara es el nombre de la maestra de tercer grado de inaru. coincidencia? no puede ser.

maria de los angeles le da otra tintura a tu trabajo, eso es cierto.

con respecto a pedro lopez, el viernes lo vi caminando por el vsj y le iba a gritar para que me firmara un autografo y tomarle una foto con mi celular. enviarle la foto a tod@s mis amig@s y decirles: este, este es.

del universo blog, este es uno de mis favoritos.

10:30 p.m.  
Blogger zaoco dijo...

que rollo con los apellidos, total si todos somos descendientes de gente que las obligaron a venir para acá o buscones o pillos o todas las anteriores..recuerdo que hace unos 15 años tenía una novia chicana que vino de visita acá y me dice "oye yo estudie con una boricua en la universidad, se apellida Vassallo". yo dije "queee? que bichoteo!", y ella no entendía mi asombro, entonces le dije que cuando viniera a la isla hiciera el siguiente ejercicio: "mira la marca de todas las tuberías plásticas de los lavamanos" ya para el tercer baño que había ido me dijo "holly shit, she must loaded!" y resulta que la Vassallo nos invitó a un pasadía con su familia en un club de esos de Golf de Dorado. ahí supe lo que era ser rico, primero el pai de la Vassallo me dijo "pide lo que quieras", sin darme el menú...luego me percaté de que era lunes, como a las 1:30 de la tarde y el muy gran señor se fajaba jugando golf....pero lo mejor fue cuando me presentó a la Mamá Vassallo. ya me hebía mandao un par de cocolocos, que son un palo servido en un coco con 151, vodka y no se cuantas zambumbias, el soponcio del calor doradeño me vencía... y la doña me dice, "Fulano, mucho gusto, Fulanoooo...???" como esperando a que le dijera mi apellido, y yo con tufo a ron le respondí, "Pérezzz, Pérez de mameyes arriba, de Utuado"

4:55 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Yo tambien vengo de una familia en donde por alguna falta de originalidad cultural todos se llaman Hector o Laura, gracias doy el dia en que mi madre casi amenazo a mi padre que no continuara con tal ridicula tradicion. En nuestra generacion solo hay un Hector y una Laura, pero pobre hijo de mi primo con el comienza el nuevo ciclo de perpetuacion.

9:40 a.m.  
Anonymous S. dijo...

Me gusta como va este blog.

En mi caso, la obsesión de la familia es ponerle a todos los hermanos nombres que empiezen con la misma letra. Mis hermanas y yo tenemos nombres con S. -con mi hermano, mi madre tuvo batalla campal por un nombre sin S y la ganó-. En el caso de mi madre y sus hermanos (o sea mis tíos)es la letra E, mis primos la A y así por el estilo.
Todavía no sé como es que escogen la letra o como empezó esta tradición bastante anormal, imagino que me revelarán el secreto cuando tenga hijos o cuando cumpla 35 años (porque según mi abuela, despues de esa edad ya será muy tarde para tener hijos) Ya veremos...

6:23 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal